Las principales partes de un sistema de alarma estándar

smoke-91934_640

Un sistema de alarmas tiene principalmente dos componentes básicos, un dispositivo tecnológico situado en la zona que se desea proteger y una central que recibe las señales emitidas por la alarma para actuar en caso de necesidad, pero debe contar con más elementos si se trata de un sistema de alarma estándar.

En este caso nos vamos a centrar en los elementos que componen el sistema de seguridad en zona.

  • Central procesadora: es la CPU del sistema. Es la parte de la alarma que recibe las diferentes señales de los sensores. A continuación, conecta la alarma, sea visual o sonora, y se pone en contacto con la central por medio de un módem. La central procesadora se alimenta de corriente alterna, aunque cuenta con una batería que lo permite funcionar en caso de sufrir un corte de energía, así la alarma sigue activa incluso horas después de haber sido anulada la corriente alterna.
  • Teclado: se trata de un conjunto de teclas de tipo telefónico que permite a los usuarios autorizados conectar y desconectar la alarma. La alarma reconoce un código concreto que hace que sus funciones se activen o desactiven. Es muy común que, a parte de la función código, las alarmas tengan función rápida, de manera que se pongan inmediatamente en contacto con la central en caso de pulsar alguna de estas funciones.
  • Gabinete de sirena exterior: es un elemento autónomo que puede funcionar incluso si la energía pierde el suministro, o se pierde la comunicación con la central. A veces la sirena se acompaña de una señal sonora. En Europa la señal acústica es obligatoria en interior, siendo opcional en el exterior.
  • Detectores de movimiento: son los elementos que perciben un cambio de temperatura o de movimiento. Si detectan algún cambio, en función del tipo que sean, emiten una señal a la alarma que la activa.

Los detectores pueden trabajar de muchas maneras, los mas comunes son los magnéticos, que se componen de un imán sensible que al separarse emite la señal; sísmicos, que están preparados para detectar golpes y cambios de frecuencia terrenal, utilizados para detectar terremotos y corrimientos de tierra; detectores de rotura, especialmente preparados para cristales; detectores lapa, adheridos a un elemento que no se desea que sea manipulado, como una caja fuerte; detectores de caídas, que se utilizan para obviar a personas erguidas, y solo detectan elementos al nivel del suelo.

Si estás interesado en otros aspectos de seguridad y funcionamiento de alarmas puedes dejarnos tus opiniones en la sección de comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *